VAN versus TIR

A menudo se discute el uso de la herramienta Valor Presente Neto (VAN) en lugar de la Tasa Interna de Retorno (TIR) como base principal de análisis y comparación para la selección de proyectos de inversión de capital. A continuación se intenta describir las principales razones de la preferencia del enfoque VAN.

VAN

El Valor Presente Neto de una inversión es el valor actual descontado de las corrientes de flujo de efectivo neto de un proyecto o inversión. Esto refleja la preferencia por (un mayor valor de) un dólar este año por un dólar en un año futuro. Para facilitar el análisis, el flujo de caja para un proyecto típico podría ser el siguiente:

Tabla N°1: Flujo de caja para un proyecto con una vida de 5 años

 El valor actual del flujo de efectivo neto se calcula descontando el flujo de caja neto de cada año hasta el Año 0, basado en la siguiente fórmula:

VAN=FCo+FC1/(1+i)1+FC2/(1+i)2+FC3/(1+i)3+ FC4/(1+i)4+FC5/(1+i)5

La tasa de descuento (i) utilizada en el cálculo del VAN representaría normalmente el costo de los fondos para la entidad que lleva a cabo el proyecto. Este costo debe reflejar la demanda global de capital, el riesgo de incumplimiento por parte del prestatario o el riesgo de que no se obtengan beneficios financieros. El número de años durante los cuales se evalúa el proyecto debe representar la vida económica del proyecto, así mismo, el flujo de efectivo en el último año debe dar cuenta de cualquier valor remanente en los activos creados por la inversión (es decir, asumir un valor de salvamento en caso la instalación se venda).

El concepto de VAN nos dice que, un valor positivo significa que el proyecto devuelve más efectivo (en términos reales) de lo que se invierte en él, un valor negativo significa que el proyecto no genera suficiente efectivo para compensar la inversión inicial. Otra manera de verlo es que el VAN de un proyecto representa el valor en dólares hoy en día de invertir en el proyecto en lugar de invertir la cantidad equivalente de dinero a la tasa de descuento. El VAN del flujo de caja de la tabla N°1 sería de $ 445 a una tasa de descuento del 10%, lo que significa que el proyecto devolverá la inversión inicial más la rentabilidad exigida a la tasa de 10% y un adicional representado por los $ 445 .

 TIR

La Tasa Interna de Retorno se define como la tasa de descuento que resultaría para un del Valor Presente Neto de cero para los flujos de caja considerados en el proyecto. La TIR se calcula esencialmente sobre una base de prueba y error, adivinando las tasas de descuento (i) y calculando el VAN hasta que se determine la tasa de descuento apropiada. El enfoque TIR ha sido popular en parte porque los gerentes encuentran que el concepto de interés recibido en una inversión es más conveniente para tratar. Puede ser de particular relevancia en un entorno de préstamos, ya que puede compararse con las tasas de interés de los préstamos. También se argumenta que evita tener que calcular un costo real de los fondos (en realidad este costo real o nominal debería resultar en un mismo valor), como sería necesario para el enfoque de VAN. La TIR del flujo de caja anterior es del 20% y que para efectos de comparación, muestra la alta rentabilidad del proyecto con respecto a la tasa de descuento del 10% que se le ha exigido.

Beneficios del enfoque VAN

El enfoque VAN se considera superior en términos de teoría financiera y, cada vez más, como una herramienta de gestión superior.

Como herramienta de gestión, el VAN tiene varios beneficios:

  • En un sentido corporativo, VAN indica el aumento de riqueza alcanzado para los accionistas (o quizás ciudadanos en el caso de un país). Un aspecto clave de esto es que la TIR no refleja la magnitud de la inversión o beneficio (una inversión de $ 10 con una rentabilidad ajustada al riesgo del 100% parece más atractiva que una inversión de $ 1.000 con una rentabilidad ajustada al riesgo del 95%, aunque se obtendría más riqueza a través de la inversión de $ 1,000).
  • Sólo se puede utilizar el VAN para comparar proyectos mutuamente excluyentes. Como se mencionó en el punto anterior, las TIR no toman en cuenta la magnitud del retorno. El ejemplo anterior describe las opciones de una inversión de $ 10 con un rendimiento del 100% en comparación con una inversión de $ 100 con un rendimiento del 95%. Si uno tenía $ 100 y la alternativa a invertir era poner el dinero en una cuenta bancaria en el 15%, sería claramente preferible la opción de hacer la inversión de $ 100 en el retorno más bajo (rendimiento del 95%) que hacer la inversión bajo la opción de invertir $ 10 en el retorno más alto (rendimiento 100%) y poner el resto $ 90 en el banco con el 15% de interés. La primera opción estaría respaldada por un enfoque de VAN, pero no por el enfoque de TIR.
  • Los VAN son aditivos. Esto es muy poderoso al analizar los componentes de los proyectos, para identificar los que aportan más valor. Esto es muy importante al analizar el gasto total de capital como inversiones separadas y comparar el valor de estos proyectos como un componente del beneficio financiero total. Como en el ejemplo anterior, esto es particularmente importante en el presupuesto de capital, donde los proyectos deben ser comparados de manera consistente.
  • En algunos análisis, una deficiencia importante del enfoque de TIR es que asume que se requiere una inversión para generar el flujo de caja. El concepto de una tasa de descuento que producirá un VAN cero supone que las inversiones en efectivo y las entradas de efectivo están algo equilibradas, proporcionando una TIR que puede compararse con el costo estimado del capital (tasa de descuento). Si el flujo de caja se basa en gran medida en costos hundidos (es decir, sin inversión), las TIR resultantes no tendrán sentido.

Desde el punto de vista de la teoría financiera, dos cuestiones apuntan a la utilización del VAN:

  • La TIR teóricamente aplica un costo de fondos diferente (tasa descuento) para cada proyecto analizado, buscando el que genere un VAN cero. Esto no es consistente con la teoría financiera de que el costo de los fondos está relacionado con otras consideraciones como el riesgo del proyecto y los costos relativos de los fondos.
  • Matemáticamente, ciertas corrientes de flujo de efectivo pueden producir realmente múltiples valores de TIR (si el flujo de efectivo neto en períodos alterna entre negativo y positivo).

No hay comentarios.

Agregar comentario